logo logo

SUGERENCIAS HIGIÉNICAS Y NUTRICIONALES PARA PACIENTES QUE TIENEN ENFERMEDAD DE PARKINSON.

Los pacientes que padecen Enfermedad de Parkinson no tienen necesidades nutricionales diferentes a las personas sanas, pero presentan ciertas dificultades por la dificultad al masticar, tragar, producir saliva, pérdida del apetito, estreñimiento, etc. Una dieta inadecuada puede favorecer la aparición de otras afecciones como: infecciones (y retrasar su curación), debilidad muscular (empeorada por la hipocinesia), úlceras en la piel (si el paciente permanece mucho tiempo en cama). En esta enfermedad hay un gran requerimiento energético, ya que los temblores en reposo hacen que se consuma gran cantidad de energía. Una buena ingesta evitará pérdidas de peso no deseadas.  Además, un buen manejo de la disfunción gastrointestinal puede mejorar el transito del fármaco por el estómago e intestino. 

En el estado avanzado de la enfermedad, será recomendable administrar la comida en pequeños trozos. Es preferible tomar pequeñas raciones de comida, repartidas a lo largo del día y compuestas de diversos nutrientes, lo que facilitará la ingesta sin afectar al equilibrio nutricional.

  • Los alimentos ricos en proteínas (carne, pescado, lácteos, huevos legumbres, cereales, etc.) alteran de forma importante la absorción de la Levodopa, por lo que se aconseja tomarlos sólo por la noche.
  • Evitar las combinaciones de alimentos con aporte alto de proteínas como cereales + legumbres o leche + cereales.
  • Seguir una dieta que cubra las necesidades en proteínas (mínimo 10% de la calorías consumidas), a pesar de concentrarlas en la cena. En los pacientes con enfermedad leve no necesitan hacer restricción de proteínas ni ser tan estrictos con la dieta.
  • Tomar la Levodopa, media hora antes de las comidas o una hora después. si al tomarla con el estómago vacio provoca nauseas, debe tomarse con un poco de jugo de frutas o con unas galletas de aperitivo(saladas), si aún asi hay nauseas habrá que tomarla con la comida u otra posibilidad es asociar un antiemético, generalmente este se toma (15 minutos antes de la toma de la levodopa (esto siempre previa consulta con su neurólogo).
  • Tratar el Helicobacter pylori, y la gastritis, pues la falta de ácidos en el estómago dificulta la digestión de las proteínas y la absorción de la levodopa.

Los alimentos que contienen Levodopa de forma natural son:
 las leguminosas:

    • (habas o habichuelas (Vicia faba): en las flores y las semillas, en menor medida en la hojas. Es el que mayor cantidad posee, pudiendo mantener niveles de levodopa en sangre estables, muy uútiles en los primeros estadios de la enfermedad.
    • Guisantes:

Alimentos aconsejados:

Alimentos ricos en proteínas: Lácteos, carnes, pescado, huevos y los derivados de estos alimentos, de acuerdo a las recomendaciones de dieta equilibrada.
Cereales, patatas y legumbres: Todos. Los cereales pueden ser refinados o integrales, según necesidades personales.
Verduras y hortalizas: Todas, a ser posible una ración diaria cruda (ensaladas).
Frutas: Todas, salvo las indicadas en 'alimentos limitados'.
Bebidas Agua, caldos desgrasados, infusiones suaves y zumos naturales.
Grasas: Aceites de oliva y semillas (girasol, maíz, soja...), mantequilla y margarina vegetal, frutos secos.
Otros productos: Mermelada, miel, salsas y acompañamientos de platos a base de hortalizas.

Alimentos permitidos (consumo moderado y ocasional)

Cereales: Bollería suave (bollo suizo, bizcochos de soletilla).
Bebidas: Zumos comerciales y bebidas refrescantes.
Grasas: Mayonesa, nata.
Otros productos: Gelatinas, salsas comerciales y caseras tipo bechamel.

Alimentos limitados (consumir de forma esporádica o en pequeñas cantidades)

Carnes: Las más grasas (cerdo y ternera grasos, pato), carnes ahumadas o curadas, charcutería (salchichas, foie gras, patés), vísceras, pescados adobados, salazones, ahumados, escabeches...
Frutas: Frutas confitadas y escarchadas.
Bebidas: Bebidas alcohólicas, café y otras bebidas estimulantes (con extractos de guaraná, té fuerte, etc.).
Grasas: Manteca, tocino y sebos, aceites de coco y palma (sobre todo en repostería industrial), manteca de cacao y productos que la contengan (chocolate, pralines).
Otros productos: Snacks (ganchitos, patatas chips, etc.) y productos de comida rápida (hamburguesas, perritos calientes, pizzas) productos de pastelería y repostería rellenos o bañados en soluciones azucaradas, chocolateados, etc.

LAS HABAS Y LA ENFERMEDAD DE PARKINSON

La planta de haba entera, incluyendo hojas, tallos, vainas, y judías verdes, contiene levodopa. La cantidad de levodopa puede variar mucho, dependiendo de la especie de habas, la zona donde se cultiva, las condiciones del suelo, precipitaciones y otros factores. Parece que la vaina de los jóvenes y los inmaduros (verde) de frijoles dentro de la vaina contienen la mayor cantidad de levodopa, y el grano maduro, o secos, lo menos. Tres onzas (alrededor de 84 gramos o ½ taza) de habas frescas o verdes, tres onzas de habas verdes en lata, escurridos, puede contener aproximadamente 50 a 100 mg de levodopa. Si se utiliza la vaina joven, así como los granos, la cantidad de levodopa puede ser mayor que en los granos frescos por sí solos.

Muchas personas con EP pueden beneficiarse del uso de las habas. PERO CONSULTE A SU MEDICO, PUES PUEDE SER PELIGROSO SI USTED USA UNOS MEDICAMENTOS CONOCIDOS COMO IMAO, O SI PADECE DE FAVISMO (ver AQUÍ). ADEMÁS, PUEDE SER NECESARIO UN AJUSTE DE LA MEDICACIÓN. Si su médico está de acuerdo en que usted debe tratar de usar las habas, él o ella probablemente le hará empezar con una cantidad muy pequeña al principio, para ver qué efecto se produce. Una onza (28 gramos o dos cucharadas de frijoles) al día es probablemente la correcta para la mayoría de la gente, para empezar. Después de una semana usted debe notar si hay algún efecto, y si no, su médico puede sugerirle que incremente la cantidad. Si las habas reducen los síntomas de la enfermedad, su médico puede ajustar sus otros medicamentos para la EP.
Algunas personas reportan una media taza (4 oz, 112 gramos) de habas al día, o incluso cada dos días, da buenos resultados. Comience con una pequeña cantidad, aumentando gradualmente bajo supervisión de su médico, hasta que encuentre la combinación de habas y / o medicamentos para la EP que sea adecuado para usted. Incluso si las habas ayudan, usted no debe comer demasiado. Si usted se llena con las habas, estarás demasiado lleno para aprovechar otros alimentos, y se perderán los beneficios que ofrecen. 

Asegúrese de que sean habas verdes, no los frijoles secos o maduros. Las vainas pueden ser frescas o congeladas; los frijoles pueden ser frescos, congelados o enlatados.

Además de la levodopa, las habas son ricas en nutrientes valiosos. Vainas de habas con los frijoles son una buena fuente de hierro, magnesio, potasio, zinc, cobre, selenio y vitaminas. Los frijoles también son buenos por sí solos - 3 ½ onzas (98 gramos) de frijoles frescos contienen 56 calorías, 20 gramos de carbohidratos, 5 gramos de proteína, 2 gramos de fibra, y cantidades importantes de hierro, magnesio, y vitamina C.
Las vainas, incluyendo frijoles, puede ser cocidas al vapor o hervidas hasta que estén tiernos. Añadir un poco de aceite de oliva o mantequilla, jugo de limón, sal y pimienta, y servir como guarnición de verduras, como guisantes.

 

EL ESTREÑIMIENTO
El estreñimiento es un enemigo del paciente con Enfermedad de Parkinson, tanto por la disminución de la movilidad intestinal (propia de la enfermedad) como por los efectos de la medicación. Para evitarlo se debe tomar una gran cantidad de líquido (de 8 a 10 vasos de agua al día) y en la dieta se debe incluir abundantes productos ricos en fibra (avena, zanahorias, brócoli, coliflor, etc) y evitar comer bizcochos y bananas.


Se ha demostrado que dos tacitas de café al día son beneficiosas.

Una dieta pobre en ácido fólico favorece el desarrollo de síntomas neurológicos semejantes a los del párkinson. Consuma alimentos ricos en ácido fólico, tales como:
. Frutas, hortalizas, legumbres: soja, garbanzos, guisantes, habas, acelga, espinacas, lentejas, naranjas, mango y plátano.
. Carnes: hígado y riñones.
. Pescados y mariscos: sardinas, atún, bonito y mejillones.
. Huevos y queso curado.
. Cereales: pan integral y galletas.
. Frutos secos: almendras, girasol, ciruelas secas y dátiles. 

  Neurocirugía