logo logo

Neuropatía periférica

La neuropatía periférica es una condición en la que el nervio dañado desencadena sensaciones de ardor, hormigueo o de insensibilidad en las manos y en los pies. La causa específica puede ser difícil de encontrar, aunque algunos factores influyen como las deficiencias de vitamina, las lesiones traumáticas, la diabetes, el alcoholismo, las infecciones, la enfermedad renal, los tumores y la exposición a venenos. El tratamiento puede incluir el control de las causas subyacentes, terapia física, medicamentos y cambios en la dieta. Para mejores resultados busca ayuda con tu dietista o medico

Gluten

Los alimentos afectan a la gente con neuropatía de manera distinta. Si tienes alergia al gluten, lo que se conoce como enfermedad celiaca, el consumo de gluten puede desencadenar y empeorar tus síntomas. El cincuenta por ciento de los adultos con enfermedad celiaca no experimenta síntomas gatroinstestinales, de acuerdo con "Peripheral Neuropathy: When the Numbness, Weakness, and Pain Won't Stop", de Norman Latov y Lisa M. Shulman. En estos casos, el hormigueo y el adormecimiento pueden ser tus únicos síntomas notorios. El gluten es una proteína de almacenamiento que se encuentra en el trigo, la cebada y en el centeno. Las fuentes comunes incluyen pan, cereales, pasta, galletas saladas, galletas, pasteles, hojaldres y todo tipo de alimentos que contengan trigo blanco o harina para pastel. Las alternativas adecuadas incluyen arroz, papas y harina de avena, maíz y arroz a base de cereales y pan completamente etiquetado como "libre de gluten".

Granos refinados

Los granos refinados son altos en glicémico, lo que significa que tienen un impacto dramático en el azúcar en sangre. De acuerdo con la Neuropathy Association, el control glicémico es la estrategia número 1 para evitar la progresión de la neuropatía asociada con diabetes, la cual es una de las causas más comunes. Para mejorar el impacto glicémico de tu dieta, cambia los granos y los productos refinados, incluyendo el pan blanco de trigo, la pasta enriquecida, el arroz blanco e instantáneo, los cereales bajos en fibra y los alimentos procesados como los pretzel, las papas fritas y las galletas saladas con granos enteros. Las opciones nutritivas incluyen avenas, centeno, arroz moreno, quinua y palomitas de maíz con aire caliente.

Azúcares agregados

Los azucares agregados como la caña de azúcar, el jarabe de maíz y la miel dan un sabor dulce y algunos nutrientes a los alimentos. De forma similar a los granos refinados, éstos son altos en glicémico y pueden interferir con el control de azúcar en sangre. Además, las dietas ricas en azucares agregados están asociados con una ingesta pobre en nutrientes. Para luchar contra las deficiencias de nutrientes que pueden llevar a síntomas de neuropatía, elige alimentos nutritivos como frutas, verduras y granos enteros en lugar de productos azucarados. Las fuentes comunes de agregado de azúcar incluyen bebidas gaseosas, dulces, leche con chocolate, cereales azucarados, jarabe para panqués, gelatinas, postres congelados y los pasteles horneados de manera comercial, las galletas, los hojaldres y los pies.

Grasa saturada

La grasa saturada es un tipo de grasa que prevalece en las carnes grasosas y en productos lácteos que pueden causar inflamación y un aumento de riesgo de diabetes tipo 2, obesidad y enfermedad cardiaca. Para disminuir el riesgo de neuropatía, la University of Virginia Health System recomienda un nutritiva dieta baja en grasas saturadas. Las principales fuentes de grasa saturada incluyen la carne de órganos, la res, el cordero, el cerdo, la carne de aves, los alimentos fritos, la mantequilla, la leche entera, la crema espesa y el helado y los quesos con grasa entera. Para aumentar el bienestar cambia las fuentes de proteína grasa por alternativas magras como pescado, soya y lentejas y come cantidades moderadas de fuentes con grasas saludables como nueces, semillas y aceites vegetales.
Por lo anterior los Médicos recomiendan controlar la Diabetes con la intención no sólo de evitar la neuropatía, sino otras complicaciones severas de la Diabetes. Los siguientes, son consejos para mejorar el control de la diabetes y evitar la aparición de neuropatías:

Lleva una alimentación balanceada

– Lleva una alimentación con bajo contenido en grasas y azúcares.
-Cocina con el mínimo de aceite.
-No utilices manteca animal.
-Evita azúcares complejos como los caramelos o refrescos.

Evita sustancias tóxicas

– Es indispensable que evites el consumo de sustancias como el alcohol, las drogas o el tabaco, ya que todo esto agrava el daño a los nervios periféricos y aumentan la presencia de dolor.

Haz ejercicio

Se recomiendan 3 o más sesiones de ejercicio por semana, con una duración de 30 minutos o más, es decir, cambiar el estilo de vida sedentario, en donde se pueden incluir actividades al aire libre como bicicleta o caminata regular.

Acude con especialistas

-Al primer síntoma de alteración en la sensibilidad, ardor, sensación de hormigueo o toques, debes acudir con un especialista para que te realice un diagnóstico oportuno y se eviten así complicaciones futuras.
-El tratamiento es básicamente farmacológico. Entre los principales son los neuromoduladores que se encargan de regular la función de sustancias llamadas neurotransmisores, que son liberados de manera desordenada como consecuencia del daño al nervio, el mecanismo de acción de estos medicamentos, ayuda a los pacientes a disminuir síntomas como el dolor, ardor y sensación quemante.

Toma tus medicamentos como lo indica el Médico

El apego a los medicamentos e indicaciones del especialista, así como la disciplina y el esfuerzo de medir en casa los niveles de glucosa con la frecuencia son medidas que debes seguir para evitar complicaciones.

Cuida tus manos y tus pies

Es muy importante mantener un cuidado excelente de las manos y pies, realizar revisiones periódicas y muy detenidas, pues las extremidades son el blanco principal cuando comienza una afección de nervios periféricos.
– Mantén tus pies secos la mayor parte del tiempo.
–Busca zapatos cómodos y de la talla adecuada.

  Neurocirugía